HOME Aprende   

Consumo

Formas de administración

 

El cannabis suele consumirse por vía respiratoria (fumando o inhalando el vaporizado) o por vía oral, como comidas y bebidas.

La marihuana se presenta en diferentes formas. La más conocida es el fumar las flores secas y enteras (los cogollos de las plantas femeninas). Existe también aceite de cannabis, en inglés honey oil («aceite de miel»), que es un concentrado cuya extracción generalmente implica el uso de disolventes como el alcohol y filtrados con carbón activo, lo cual potencia los efectos, al estar más concentrado el tetrahidrocannabinol (THC) que es la principal sustancia psicoactiva de la marihuana.

El cannabis se consume de muchas maneras diferentes, la mayoría de las cuales implican la inhalación de humo de tubos pequeños, bongs, envueltos en papel o el tabaco envuelto en hoja de embota. El cannabis también se ha utilizado como ingrediente activo en tabletas, extractos, tinturas y medicinas compuesto que se formularon profesional, fabricados y vendidos a los médicos y hospitales.

El vapeo no solo nos ayudará a identificar los terpenos con facilidad, sino que también puede convertirse en un aliado medicinal. Investigadores de la Universidad de Lausana hallaron evidencias científicas de que el vapeo del cannabis es mucho más beneficioso que fumarlo con tabaco.

Según su publicación en la prestigiosa revista `Scientific Report`, este método elimina el tabaco (tradicionalmente asociado al consumo de cannabis) y aumenta los niveles de THC, lo cual permite aprovechar sus efectos terapéuticos. Además, el vapeo no produce ninguna de las toxinas que se generan al fumar, porque la materia vegetal solo se calienta hasta el punto en el que los cannabinoides pasan de estado sólido a gaseoso, alrededor de los 200 ºC.

Los investigadores también destacan que permitiría a los usuarios contar con dosis regulares de los principios activos de la marihuana y de una manera mucho más discreta que al fumar. Los sabores de los concentrados líquidos aportan aromas agradables fruto de los terpenos que también permiten enmascarar el olor típico del cannabis. Así, el vapeo no solo te ayudará a identificarlos y ser un experto cannábico, sino que estarás utilizando un método reservado, eficaz, fácil de usar y seguro para el consumo de marihuana.

Un vaporizador calienta la hierba de cannabis entre 185–210 °C (365–410 °F), causando que los ingredientes activos se evaporen en un gas sin quemar el material vegetal (el punto de ebullición del THC es 199,1 °C (390,38 °F) a presión atmosférica). Una proporción menor de los productos químicos tóxicos que se libera por el tabaquismo, según el diseño del vaporizador y la temperatura a la que se establece. Este método de consumo de cannabis produce efectos significativamente diferentes a fumar debido a los puntos de inflamación de los cannabinoides diferentes, por ejemplo, CBN tiene un punto de inflamación de 212,7 °C (414,86 °F)65 y normalmente estarían presentes en el humo, pero no está presente en el vapor.

Como otra alternativa al consumo de tabaco, el cannabis puede ser consumido por vía oral. Sin embargo, el cannabis o sus extractos deben estar lo suficientemente calientes o deshidratados a causa de la descarboxilación de los cannabinoides más abundante, ácido tetrahydrocannabinolic (THCA).

Los cannabinoides pueden ser lixiviados de la materia de plantas de cannabis con alto prueba de espíritus (a menudo alcohol de grano) para crear una tintura de Cannabis, a menudo denominada Dragón Verde. El cannabis también se puede consumir como . El THC es lipófilo y sólo un poco soluble en agua (con una solubilidad de 2,8 mg por litro),67 para el té se hace en primer lugar la adición de un contenido de grasas saturadas de agua caliente (es decir, crema o cualquier otra leche, excepto descremada) con una pequeña cantidad de cannabis, verde o té negro las hojas y la miel o el azúcar, empapado durante unos 5 minutos.

Una variedad manufacturada de la marihuana es la resina, que se llama hachís (que en árabe significa «hierba seca»), que se obtiene mediante la extracción de los tricomas, normalmente secada y cortada en bloques de color marrón bastante oscuro y levemente verdoso y del que también existe una variedad líquida o hash oil («aceite de hachís»). Otra forma es la "marihuana prensada", bloques de cogollos prensados y aglutinados mediante aditivos tales como pegamento industrial o gasolina, por lo que resultan sumamente tóxicos.

La forma más habitual de consumo es en forma de cigarrillo liado (armado) a mano: en estos casos se usan directamente los cogollos, secos y desmenuzados, el hachís rubio o negro, o bien las hojas. Otros métodos incluyen el uso de pipas muy pequeñas, también conocidos como one-hitters, y de narguiles o cachimbas (pipas de agua) para fumar el cannabis o también el uso de bongs. Actualmente es común el consumo por vaporización, el cual consiste en vaporizar los cogollos secos y curados, a una temperatura tal que solo extrae los cannabinoides y no aquellos productos nocivos que se generan con la combustión.

El Cannabis se usa también en la cocina, para la preparación de recetas como space cake («tarta espacial») o hash brownies («bollos con hachís»). La ingestión por vía oral debe ser siempre bien medida, ya que de esta forma se ingresa más porcentaje de THC que fumado o vaporizado. También puede ser tomado disolviéndolo en copas de café, creando así un bhang (del hindi).

 

 

  Source Wikimedia

ESTA PÁGINA UTILIZA COOKIES PROPIAS Y DE TERCEROS PARA MEJORAR NUESTROS SERVICIOS. NAVEGANDO POR ESTA WEB ESTÁS ACEPTANDO LAS CONDICIONES DE USO. PUEDE CAMBIAR LA CONFIGURACIÓN EN SU NAVEGADOR.

PUEDES OBTENER MÁS INFORMACIÓN AQUÍ.